#ImpulsoGentech: 3 consejos para obtener los mejores abdominales

#ImpulsoGentech: 3 consejos para obtener los mejores abdominales.

Marcar y definir los abdominales no es una tarea fácil, pero tampoco imposible, sólo se necesita constancia y disciplina a la hora de entrenar. A eso hay que sumarle una buena alimentación, ya que una dieta balanceada y equilibrada es la clave para lograr una buena silueta.

1. PLANCHA PRONA

Este ejercicio es uno de los más completos para trabajar y fortalecer los abdominales. Para realizarlo correctamente hay que apoyar manos y pies en el piso, dejando el cuerpo recto. Hay que aguantar 20 o 30 segundos en la misma posición y llevar el cuerpo más atrás, en caso de querer darle más intensidad a la progresión.

2. ABDOMINALES HIPOPRESIVOS

Es uno de los métodos fitness más usados para dejar la panza “chata” y eliminar la flacidez. La técnica consiste en ponerse boca arriba y llevar el ombligo hacia adentro, eso se logra metiendo la panza para adentro. Para completar esta serie se debe aguantar la respiración unos 10 o 20 segundos.

3. ABDOMINALES CORTITOS

Practicando al menos 3 veces por semana este ejercicio, se logra una buena profundidad de surco y tono muscular. Para eso, deben colocarse las manos detrás de la nuca y realizar una elevación de 20° contrayendo la zona.

Por consultas nutricionales envía un email a nutricion@gentech.com.ar (por favor enviar adjunto su peso y altura) estaremos respondiendo tus inquietudes de manera gratuita!

#ImpulsoGentech: Errores comunes en los entrenamientos con pesas

#ImpulsoGentech: Errores comunes en los entrenamientos con pesas.

1. Hacer trampas.

Si has oído bien, en el trabajo con pesas se pueden hacer muchas trampas a la hora de levantar peso, y eso no nos ayudara en nada a conseguir un objetivo, y quizá nos ayude y mucho a conseguir una lesión. A trampas me refiero, por ejemplo, cuando estoy haciendo press de banca y no puedo más, arqueo la zona lumbar. Lo único que consigo con eso es que el pecho trabaje menos y la zona lumbar más, cosa para la que el ejercicio no esta indicado y puede acabar en lesión.

2.No respetar los descansos.

Esto lo hacen casi el 100% de la gente novata que empieza su trabajo con pesas, y un 80% de la gente que lleva mucho tiempo entrenando. Y es que para cada tipo de entrenamiento debemos respetar unos descansos mínimos y máximos para que el ejercicio realmente consiga tener una lógica y gracias a ello consigamos mejorar.

3. No llevar un entrenamiento que tenga progresión.

Si realizamos una rutina lineal nunca mejoraremos. Los entrenamientos tienen que ser progresivos, de menos a más, empezando con menos intensidad y volumen, para ir incrementándolo, y por ello, mejorando.

4.Pensar que soy una máquina.

Esto sucede mucho, cuando cambiamos de rutina necesitamos una previa adaptación, la cual debe ir poco a poco y no tenemos que pensar que como llevamos mucho tiempo entrenando no lo necesitamos. Mentira. Si lo necesitas. Todos lo necesitamos.

5.No controlar la técnica.

Esto es sin duda lo más importante a la hora de realizar un ejercicio. Siempre que vayamos a realizar un ejercicio nuevo tenemos que hacerlo con un peso moderado hasta que consigamos aprender como se hace bien, no te lo tomes como algo vergonzoso porque no lo es, es completamente necesario. ¿No quieres lesionarte? Pues controla la técnica.

#ImpulsoGentech: 5 consejos para entrenar en Invierno

#ImpulsoGentech: 5 consejos para entrenar en Invierno

¿Sabías que los cambios de temperatura y la calidad del aire fortalecen el sistema inmunitario?, Sin embargo, es importante que sigas estos 5 tips porque el frío de invierno puede ser peligroso.

1. INVIERTE MÁS TIEMPO EN EL CALENTAMIENTO

Al cuerpo le cuesta más calentarse en invierno, como a los coches. Si empiezas en frío puedes lesionarte ya que entrenar sin haber calentado de forma adecuada puede provocar daños en músculos, tendones, ligamentos y articulaciones. Es por eso que se debe dar mucha importancia a tu calentamiento!

2. SIGUE MOVIÉNDOTE

La manera en la que completas el entrenamiento es igual de importante que una preparación correcta. Una vez hayas terminado una run, enfríate un poco durante unos minutos antes de meterte en un lugar caliente para estirar, para que los músculos no se agarroten. En invierno, los músculos se enfrían muy rápido, así que todos los desechos procedentes de la contracción no se pueden eliminar del flujo sanguíneo a tiempo. Como consecuencia se producen espasmos musculares e incluso lesiones si más tarde se han «roto». Si te esfuerzas al final de la sesión de entrenamiento, asegúrate de no sentarte o tumbarte después de estar exhausto; si lo haces la circulación se ralentiza muy deprisa y los músculos se tensan.

3. PONTE ROPA CALIENTE

El hecho de que para entrenar en invierno es necesario llevar ropa abrigada es obvio. Sin embargo, es fácil subestimar las temperaturas, sobre todo cuando te has pasado el día dentro de algún sitio antes de entrenar o se levanta aire justo cuando ya estás en la calle. Vestirse cuando hace frío se hace mejor con el llamado «principio cebolla», que sugiere que te vistas por capas fáciles de quitar y que te permitan hacer cambios en la temperatura del cuerpo. Asegúrate de llevar suficientes capas y de que las extremidades están cubiertas, ya que irradian una gran cantidad de calor.

4. ¡VIGILA LA RESPIRACIÓN!

Cuanto más frío sea el aire, mayor es el estímulo a los bronquios, pulmones y membranas mucosas. Por un lado, el frío hace que los tubos bronquiales se estrechen, mientras que al mismo tiempo reduce la capacidad de las membranas mucosas para estar húmedas. La típica quemazón o irritación de garganta ocurre cuando se inhala mucho aire frío, lo cual causa una ligera inflamación, y es un signo claro de que hace demasiado frío para hacer ejercicio al aire libre. Presta atención a ello e intenta inhalar todo lo posible por la nariz y exhalar por la boca. Si respiras así el aire hace un itinerario más largo hacia los pulmones y así, tiene más tiempo para humedecerse y calentarse a través de las mucosas nasales y la boca. El aire que pasa a través de la boca se humedece y calienta durante la exhalación y permite una respiración eficaz a través de este canal cuando es necesario. También puede resultar útil llevar una máscara para respirar o un pañuelo en la nariz y la boca, para calentar y humedecer aún más el aire frío durante la inspiración. No deberías hacer ejercicio fuera a temperaturas inferiores a -15 °C en la medida de lo posible. Con esta temperatura el cuerpo no puede calentar el aire lo suficiente antes de alcanzar los pulmones. Las enfermedades que pueden surgir a causa de respirar frío van desde un constipado grave a una neumonía. Los asmáticos tienen que seguir unas reglas especiales, sea cual sea la temperatura, así que consulta a tu doctor primero.

5. NO TE QUEDES MUCHO RATO FUERA

Tras entrenar, métete en un sitio caliente lo más rápido posible y quítate toda la ropa húmeda o sudada, porque justo después de exponerte, el sistema inmunitario se encuentra especialmente débil y vulnerable. Este agujero inmunitario es muy peligroso. Se le llama «ventana abierta» y está presente en la primera media hora después del entrenamiento. En este lapso de tiempo el cuerpo es en especial susceptible a los resfriados e infecciones.

Por consultas nutricionales envía un email a nutricion@gentech.com.ar (por favor envíar adjunto su peso y altura) estaremos respondiendo tus inquietudes de manera gratuita!