CONSEJOS NUTRICIONALES DURANTE EL EMBARAZO

Debido a que es una etapa de la vida donde se está en continuo crecimiento y desarrollo, se deben tomar ciertas precauciones tanto en la alimentación como en la actividad física. El exceso de ganancia de peso durante el embarazo y la retención del mismo durante la lactancia son factores de riesgo de obesidad. Se recomienda mantener una actividad física regular y un control de la ingesta calórica, como parte de un embarazo y una lactancia saludables.

– No realizar ayunos prolongados (más de 3 horas).
– Acompañar el plato principal siempre con una ensalada abundante, para aumentar el consumo de vegetales y fibra. (Cuando se come afuera tener precaución, sobre todo, con los vegetales de hoja deben estar correctamente lavados).
– En caso de sufrir náuseas o vómitos, ingerir los alimentos fríos y en pequeña cantidad. Se debe fraccionar las comidas a lo largo del día. Tomar líquido alejado de las comidas, en lo posible sin gas.
– Disminuir el consumo de “cafeína” a 200 mg por día. Bebidas que contienen cafeína: café, té, mate, gaseosas cola (medida casera: una taza tipo té).
– Cubrir el requerimiento diario de Ácido Fólico, presente en alimentos como: vegetales de hoja verde, cereales y harinas fortificados, palta. Es importante tener presente que esta vitamina es necesaria suplementarla al menos un mes antes del embarazo y durante el primer trimestre.
– Cubrir el requerimiento diario de Hierro: presente en todo tipos de carnes (principalmente en la vacuna) y en la yema de huevo. El hierro de las legumbres y de los vegetales es más difícil de asimilar por nuestro organismo.
– Cubrir el requerimiento de Calcio: presente principalmente en lácteos (leche, yogur, quesos y derivados).
– La vitamina C es necesaria para las defensas de nuestro organismo. Para que el hierro se absorba mejor, acompañar con una fruta cítrica ó rica en vitamina C en la misma comida (frutillas, kiwi, naranja, mandarina).
– Evitar el consumo de edulcorantes, la sacarina no debe consumirse porque atraviesa la placenta.
– Tomar abundante líquido, en lo posible agua (2 litros por día).
– No consumir pescado crudo. Tanto la carne vacuna como el pollo deben estar muy bien cocidos.

Lic. Lucia Diaz Garcia MN 6369.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *